«Dicen que por naturaleza sabemos cuidar de una casa porque antes, en un hogar pobre, si había oportunidad de estudiar era para los hijos varones. Nosotras las mujeres se supone que nos casábamos y el esposo nos mantenía. Actualmente sé de compañeras que aún habiendo estudiado una carrera corta prefieren trabajar en servicio doméstico porque así si tienen hijos piden permiso para llevarlos o traerlos de la escuela o ir a juntas, etc.»