«Yo nada más trabajaba dos días ,lunes y viernes, y hacía toda la limpieza: echaba la ropa a la lavadora y hasta el viernes que venía la quitaba y planchaba. Pero no hacía comidita ella la hacía porque a su esposo le gustaba que ella la hiciera y hasta el viernes me pagaba, porque yo así lo decidí.»