Hola buenos días, pues estoy un poco triste, ya no tengo trabajo, me despidieron. Les comenté lo que ustedes me asesoraron y dice que no. Me dijo ‘aceptas lo que te ofrezco y si no pues hay alguien más que necesita el trabajo, yo no te puedo pagar eso, como crees, si el salario mínimo es de doscientos. Además no es mucha ropa que planchas y qué trabajó es ir al mercado, ahora la limpieza, no está muy sucio y limpiar los pajaritos no es pesado, solo es ponerles su agua y lavarles, lo que pasa es que no te gusta trabajar’ eso me dijo y también me dijo que debería estar agradecida porque ya tengo 50 años y quien sabe quién me va a dar trabajo a esta edad.