Eso pasa porque el empleado acepta las migajas que le ofrecen, porque no saben ponerle precio a su trabajo. El trato es ‘sí le trabajo, pero mi día tiene este precio, ese es el precio por mi trabajo’, si lo quieren y si no que lo hagan ellos. Yo estoy trabajando, pero yo dije mi día para cuidar a una señora. Más bien acompañarla porque está sola, ella cocina y yo la ayudo hacer la limpieza nada más, mi día 400 pesos, eso es lo que les cobro, yo puse el precio de mi trabajo y sí me lo dan diario. 400 pesos de 8 am a 4 pm valoren su trabajo compañeras.