Quiero contar mi trabajo. Me levanto a las 5 de la mañana, le hago el lunch a mi hijo, me pongo a hacer el aseo de mi casa y terminó a las 6:30 por lo que a las 6:50 ya voy de salida para mi trabajo. Llegó a mi trabajo a las 7:20, me pongo a hacer el desayuno,  hago el aseo, a las 10 me siento un rato y a las 12 hago la comida, a la 1 comemos. A las 3 vengo de regreso, llegó a mi casa y preparó según lo que tenga que hacer de comer. También hago donitas, pay de queso, buñuelos y cositas para vender. Siento que soy una mujer muy fructífera en mi casa. Trabajo de lunes a viernes, mi trabajo consiste más que hacer el aseo en acompañar  a una señora que tiene 82 años y tiene Alzheimer por lo que  le hago compañía de 7 de la mañana a 3 de la tarde en lo que  llega su hija. El sábado me dedico a hacer la limpieza en general en mi casa, lavar sábanas, toda la ropa, los baños etcétera.  Esa es mi vida, tengo dos hijos y estoy casada. De vez en cuando los domingos me voy a trabajar con mi esposo.  No me canso ya que tengo ganas de vivir y de sentirme útil. Por otra parte  soy diabética y también tengo miedo de  morir. Tengo 37 años y me siento joven y llena de vida.

 

Anónimo,Trabajadora del Hogar.