«La señora no ha recibido visitas como antes en casa. Ahorita solo hay 2 personas ,de lunes a viernes, y el fin solo está otra más; los demás hijos esporádicamente van un sábado.  Ellos tienen una máquina que en realidad no se cómo se llama pero avienta un vapor o spray y sanitiza todo. Así cuando llego el lunes ya está todo sanitizado. A la hora del desayuno solo estamos 3 personas y, parece de risa, pero estamos de cierta forma bien retirados ;ya que es una mesa grande. Con ustedes he aprendido mucho…sobre todo que tengo derechos y que mi trabajo no es denigrante y de menos valor. También qué debemos de ser apreciadas y valoradas.»