Hace muchos años trabajé de niñera, me quedada con una familia.
El señor y la familia del señor. Solo una hermana de la señora me trataban bien, la señora no me daba ni la comida ni shampoo ni jabón y si tomaba algo de comer me lo rebajaba de mi sueldo. Yo me quedaba a cuidar a la niña y el esposo de la señora solo me pedía tenerle paciencia por la niña, aparte yo era muy chiquilla y tenía que ayudarle a mi mamá con los gastos de la casa, no me iban a contratar en otro lado, pero a veces me dormía hasta las dos de la mañana y a las siete ya tenía que estar despierta. Sufrí mucho ahí hasta que gracias a Dios tomé valor y me salí, pero me prometí que nunca iba a volver a dejar que me trataran así, fue un episodio muy triste que viví del cual creo muchas personas somos victimas.