Recuerda que le comenté que tenía un trabajo de 10 a 11 horas al día. Pues resulta que en julio me enfermé de Covid-19. Posterior a eso me descansaron 3 semanas porque sí me dio fuerte, esas 3 semanas no me pagaron nada ni me dieron ninguna ayuda. Y bueno lo dejé pasar porque de verdad necesito el empleo.
Después de eso el señor me avisa que su mamá que llegó de Bolivia tenía Covid-19 y el jueves yo comencé con síntomas.
Volví a salir positiva, solo me dijeron que era muy raro y ya solo me dijeron ‘cuídate, recupérate’ y es todo.»