Hace unos años mi patrona me mando a comprar pollo y en esa pollería había un letrero donde se solicitaba empleada, yo llamé por que tenia dos días libres, martes y jueves, el trabajo estaba a media cuadra del mío y dije perfecto. Voy el día que me dice y lleve una mochilita chiquita donde tenia mi cargador, mi cel. y mi dinero, en eso me dice ‘tu bolsa no pasa, déjala en mi coche’, solo saque mi cel. y cargador. Me dijo que el quehacer no era mucho ‘no cocinas, no lavas, solo es aseo’, dije perfecto. Me dijo que comenzara por la cocina y la cocina no estaba ni chica ni muy grande, pero sí tenía muchas cosas porque hacía postres y todo eso se tenía que acomodar en su lugar y aparte estaba echo un caso. Me empezó a decir ‘quiero que me hagas toda la cocina, limpias todo y lo acomodas’, eso hice, pero bajaba a cada rato y me decía ‘aquí no lavaste, esto se hace así’ y lo volvía a hacer y bajaba otra vez ‘aquí no lavaste bien, échale más cloro para eso lo compro’, le echo casi 2 litros a la cubeta que tenía y me dice ‘no uses mis guantes porque son míos’, ya sabrán como terminaron mis pobres manos. Así se la paso tras de mí haciéndome lavar todo de nuevo que porque no lo hacia bien y ya eran las 4 cuando me dice ‘aún no has ni subido, estuviste todo el día aquí, quédate más tiempo para que termines tu día’ y le dije ‘perdón, pero usted me atrasó mucho y yo no me puedo quedar más tiempo, ya pasaron mis 8 horas, si quiere me quedo, pero ya serían horas extras’ y me dijo que no, que yo era muy lenta y en eso me dijo ‘ya vete mejor, así no me sirves’. Le dije que me pasara mi bolsa por favor y me la paso. Ya iba a cerrar la puerta y le dije ‘¿señora no me va pagar?’ y me dice ‘no por que no hiciste nada’ y le dije ‘no me dejó hacer mi trabajo ustedes, se la pasó tras de mí haciéndome lavar todo de nuevo’, le dije ‘aunque sea deme 50 pesos para el pasaje’, me gritó que no me daría nada y cerró la puerta. Me dio mucho coraje, salí llorando del coraje. De ahí llegue llorando a mi casa y hasta espanté a mi mamá, pensó que me había pasado algo por que llegué muy mal, tenía mucho coraje y ya le expliqué. Al otro día que pase por la pollería le dije al señor que quitara ese letrero, que la señora era muy abusiva y sí lo quitó. Días después bajando del taxi me encontré al jardinero y me dice ‘disculpa, pero ¿Qué pasó?, ¿por qué saliste llorando de ahí?’, le conté y me dijo ‘esa señora es así siempre, hace lo mismo, nunca les paga o las acusa de robo para no pagar, solo las contrata para que le hagan su casa y al final no les paga, nadie le dura y su mamá es igual que ella’, así me dijo. La quemé en la página de ahí, puse su foto, su teléfono y dije lo que pasó. Es la primera vez que me toca una señora así y da un coraje horrible que no paguen y te digan que no haces nada cuando ellas mismas te atrasan.