Yo duré aproximadamente diez años en un trabajo, el cual conseguí por medio de una agencia, con una familia de judíos. La verdad me fue muy bien, siempre fueron muy respetuosos con mis creencias y el sueldo que me daban era bueno. Procuraban darme desayuno y comida. Al final los dejé porque me casé, pero los extraño mucho.