«Hola, el trato entre las y los empleadores y nosotras es muy directo y cercano. Y, en verdad, con respecto al trabajo sabemos lo que les gusta y lo que no les gusta; ellos nos los dicen desde el momento en que empezamos a trabajar con ellos. Y precisamente por la cercanía a veces llega a haber algo parecido a la amistad, y entonces llegamos a saber más de ellos como: sus gustos , su manera de ser, algún problema o enfermedad que tengan. Pero a ellas o ellos les es indiferente todo lo que se refiere a nosotras, por eso ahora con lo de la pandemia ni les va ni le viene si en nuestra casa hay comida o no. Tal vez es mejor no involucrarnos en su vida, ni ellos en la de nosotras.Es mejor que haya un contrato de por medio y cada quién con sus derechos y obligaciones y ya. ¿No creen?»