A mí me paso lo mismo, cuidaba dos niñas tenia que hacerles todo desde que despertaran hasta que se dormían. Cuando se iba al colegio, cuidaba a la bebe y hacia todo el que hacer, me ayudaba una compañera pero no era lo mismo ni parejo. Recibía regaños, que si se enfermaban era mi culpa o que yo las enfermaba porque cuando salía en mi descanso yo traía la enfermedad. Me daba 1200 pesos a la semana pero era muy matador. Llegue a querer tanto esas niñas,  me encariñe mucho pero por su madre no pude seguir ya que era insoportable. Muchas veces me hizo llorar, pero un día decidí salirme para siempre de ese lugar. 

Silvia González, Trabajadora del Hogar.