Yo recuerdo que hace como 20 años, yo trabajé como trabajadora del hogar con una familia de alemanes, hasta eso eran buena onda, yo hacía el quehacer y la comida y nunca me trataron mal, al contrario, en una ocasión cuando hicieron cambio de muebles la señora me regalo todo lo que habían sacado, y ya se imaginarán los muebles, para ellos muebles viejos, para mí, muebles nuevos y de marca, poco tiempo después regresaron a Alemania y nunca más volví a saber de ellos, hoy en día conservo los muebles en buen estado.