«Es cierto ellos no se preocupan si nos enfermamos. Siento que piensan que no tenemos derecho de decir que estamos enfermos. Y aparte, si es posible, así quieren que nos presentemos a trabajar. Los empleadores no se preocupan por nosotros, nos tratan como si fuéramos robots y nos dan la carga de sus casas por un miserable sueldo; y lo aceptamos por necesidad. Así me pasa a mí, me pagaban $1600.00 quincenales de Lunes a Viernes haciendo el aseo de las dos plantas de la casa,desayuno y comida. Aparte entraba de ocho y media hasta las cinco de la tarde. Ustedes creen que no merezcamos que nos traten bien. Las trabajadoras del hogar somos explotadas y lo aceptamos por tener necesidades y eso no lo agradecen las personas que nos dan trabajo. Merecemos ser valoradas ,bendiciones.»