Algún tiempo trabajé de doméstica y en alguna ocasión me tocó una así, pero yo corrí, le dije hasta de que se iba a morir y la dejé, no se vale que humillen así a la gente que trabaja para ellos, no es por gusto que está uno en ese trabajo, es por falta de oportunidades de ir a la escuela. Busca uno el pan en trabajos honrados, pero con gente así pues nada más es imposible.