Mis labores son lavar, planchar, hacer desayunos, comidas, cena, cuidar a dos niños (uno de tres años y otro de 7 meses) y me pagan 2400. Siento que es muy poco por todo lo que realizó. Durante el año de pandemia les trabajé meses cerrados los cuales los sábados y domingos no me pagaron. Aún así sigo trabajando para no perder mi trabajo.