Desde que entré a trabajar no me han aumentado el salario, pero sí el trabajo. He aguantado por miedo a no encontrar pronto empleo, ya que tengo un hijo con insuficiencia renal desde hace 11 años y yo lo apoyo en lo que necesite. Ya me decidí a cambiar de empleo. He aguantado en este trabajo por mi edad, ya tengo 57 y pensaba que no podía encontrar otro. Ya me di cuenta que no es así.