Yo trabajé en el DF y sí me trataron mal. No dejan salir porque ellas tienen la llave, el desayuno si bien nos va es racionado y cuidado en agarrar, aunque sea un sope o una galleta de más. Trabajaba en una casa de tres pisos, aparte de lo que tenía que hacer me hacían una lista de diez cosas extras más, no descansaba nada y el sueldo mísero, aún recuerdo, señora Karla como me hacía trabajar.