Las organizaciones Nosotrxs y el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) convocaron a las más de 2.4 millones de empleadas domésticas a unirse y contar sus historias en el espacio Mi Trabajo Cuenta, a fin de actuar de manera colectiva por sus derechos.

Publicado originalmente en 20 minutos.

En conferencia de prensa, la fundadora de CACEH, Marcelina Bautista, explicó que este espacio busca ser una plataforma de interacción para todas las compañeras que quieran escribir sus historias o comunicarse con la agrupación para conocer sus derechos y organizarse a nivel nacional.

Lo anterior, abundó, ante la importancia de combatir la discriminación y la violencia, que en muchas ocasiones de normaliza por ser un trabajo privado en el que por años se han violentado los derechos.

Estas organizaciones buscan que se reconozca a las trabajadoras del hogar e interactuar con ellas a través de la página de Facebook y un grupo de WhatsApp, en tanto que el 31 de marzo, junto con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), lanzarán el plan piloto para la incorporación de seguridad social, en el Hospital Siglo XXI.

Refirió que en México, 97 por ciento del total de las trabajadoras del hogar vive discriminación, 96 por ciento no tiene un contrato, 97 por ciento no tiene seguridad social y 87.7 por ciento no tiene ningún tipo de seguridad.

Destacó la importancia que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) reconociera que estas personas deberían tener seguro obligatorio y no voluntario.

Por su parte, Andrea Santiago de la organización Nosotrxs, dijo que Mi Trabajo Cuenta está inspirada en una página brasileña de una empleada doméstica que cuenta su historia de manera pública y que de repente le llegaron historias de otras trabajadoras del hogar de diferentes partes de Brasil y ellas las compartió.

Por ello, se quiso replicar esta experiencia en el país, pues existen muchas historias como la de “Cleo” de la película Roma, cuyas historias son dignas y valen la pena contarse, pues son de mucho esfuerzo, pero también de mucho abuso y maltrato y, la idea es articularlas en un espacio donde ellas puedan reconocer que su trabajo es valioso y merece la pena ser visto.

Resaltó que en poco tiempo del lanzamiento de esta página, han llegado historias particulares y colectivas que comparten situaciones en común, como el tema de la comida, las humillaciones, que no cuentan con vacaciones, y eso permite identificar las problemáticas más recurrentes.

Lo anterior, permitirá difundir material sobre derechos y elaborar estrategias con el apoyo de herramientas tecnológicas para difundir este material didáctico sobre derechos, además, se va a programar un curso virtual para que conozcan las vías para defenderse.

A su vez, Adelina Camacho, trabajadora del hogar desde hace 46 años, detalló que ella se identifica con muchas historias de maltrato, falta de vacaciones y enfermedades, pues muchas veces no les pagan ese día que faltó por esta causa, pero sí las obligan a trabajarlo doble al día siguiente.

Tras recordar años duros, se congratuló por los derechos que ahora exigen sus compañeras para que no terminen como ella, quien trabajó tantos años y al final no tiene nada.