«Yo entré cuando entró la pandemia y todo iba bien. Pero de pronto hubo un cambio radical en la señora.Nunca logré entender porqué, pero me trató mal y me gritó. Y el último día me dió comida echada a perder y pues mejor me salí de mi trabajo.»