«Yo también empecé a los ocho años, primero solo a barrer la calle y  poco a poco fue aumentando el trabajo.Me encerraban a lavar el baño con cloro y  mis ojos me ardían pero ella solo quería el baño limpio; además de que me humillaba.»