«Yo trabajé con una persona que me humillaba delante de la gente. Yo hacía mi trabajo bien pero nunca le daba gusto. A veces me pagaba solo lo que ella quería y aguanté por necesidad. Pero un día no pude mas y mejor me salí… esas personas merecen el castigo divino.»