A mi me afectó, trabajo con un grupo musical y además vendía zapatos y  lencería. Me cerraron los dos negocios, aparte me gaste  lo que tenía y ahora no tengo para darles de comer a mis hijos. Sin dinero para emprender mis ventas nuevamente y todos  los del gobierno no ven eso  y llame a las despensas por lo que no contestan. Que les pasa tienes que  ser discapacitada  para que te la den. Soy una mujer divorciada.

Patricia Castillo