Cecilia, trabajadora del hogar, Cancún.

En mayo de 2018  comencé a trabajar con una lic. y dure casi 9 meses.  El 24 de  diciembre me dio el doble de mi sueldo y de aguinaldo 1000 pesos,  el día de reyes me regalo el doble de mi sueldo para que le comprara algo a mi bebé. Me regalaba ropa, juguetes y una plancha. Era muy buena conmigo, siempre comía en la misma mesa con ellos, era atenta conmigo, era la mejor patrona que en mi vida había tenido y a la hora de hacer el aseo se ponía a platicar conmigo. Una semana antes que dejara de ir yo le confesé qué mi esposo se drogaba y le conté un poco de mi traumática vida, después de eso ella ya no me volvió  a llamar para que le hiciera su aseo, dejé pasar 3 semanas y le marque y ella me dijo que no me había  marcado porque ha estado fuera. Desde febrero hasta la fecha ella ya nunca me marcó, no se si fue por lo que le conté o porqué 6 veces se me quebraron unas cositas que tenia de lujo pero siempre le avisaba cuando se me caían y  se lo quería pagar pero ella me decía que no había problema, pero que tuviera mas cuidado o porque mi marido le debía a su esposo $1500 pero ellos nunca me lo cobraron en el tiempo que estuve trabajando. Me da mucha tristeza que nunca me llamaron cuando yo realmente hacia bien mi trabajo y era muy buena con ellos.