He sido empleada doméstica en varias casas ya que empece desde niña y hoy tengo 46 años. Mi último trabajo fue hace 3 años. Solo tome lo bueno de mi patrona porque gracias a ella aprendí varias cosas que no sabía cómo trabajadora de casa; aprendí realmente como manejar el cuidado de los niños y hacer la limpieza. A mí  me fascina limpiar y sobre los tratos de las empleadoras eso no me importa porque comprendo que todos tenemos defectos y por otra parte le estoy agradecida me haya dado empleo cuando lo necesite y sobre todo la confianza que me tuvo. Bendigo a estás personas por su apoyo durante esos años que trabaje con ellos y lo mas valioso que gane fue que aprendí cosas nuevas y eso que ya había trabajado en dos casas pero en esté último trabajo aprendí todo lo básico que se suponía que ya sabía. Hoy  mi esposo nos mantiene a mÍ y a mis dos hijos.

Anónimo, Trabajadora del Hogar.