«Las personas que solicitan trabajadores del hogar, tienen una idea de servidumbre, muy asociada a la antigua esclavitud. Inclusive, establecen un trato clasista, sino hasta despectivo. Por eso hay que establecer nosotr@s un trato de respeto y pedir el mismo trato; no que sean nuestros amigos, aunque si puede pasar. Además no está mal que no sepan nada de nosotros, en otros trabajos formales, eso también pasa, yo creo lo importante es que exista una relación laboral con límites y respeto.»