He tenido malas experiencias en mis trabajos, uno de ellos fue de 2 empleos en menos de 3 meses, me pagaban 1200 de lunes a viernes, entraba a las 7:30 y terminaba a la misma hora, después de 2 meses me encargué de una niña, haciendo lo mismo de antes y me agregaron los 2 que tenían, cuide a tres y hacer las cosas de la casa era muy pesado, cuando fui a cobrar mi quincena, me dieron lo mismo, estaba contratada por una agencia y me molesté mucho, me dijo la señora. que si me iba a México con ellos y me fui, era pequeño el lugar y como estaba molesta con la agencia le dije a ellos, me preguntaron que cuanto me pagaban, se sorprendieron y le reclamaron a la agencia, yo no sabía que la siguiente quincena corría también por parte de la agencia y cuando le cobre a la familia me dijeron que era problema mío, fueron 15 días gratis, no tenía como regresar ni por donde, sin conocer me quedé unos 2 meses, pero un día la señora me gritó, me sentí tan mal que decidí irme, se lo dije a su esposo y la justificó, pero ya había tomado la decisión. Esa misma semana me fui, me pagaron mi quincena, pero fue desagradable porque era un edificio y todo se escucha, una humillación que me fui llorando en el taxi, después de ese trabajo busqué otro que me recomendaron, fui hasta Monterrey, quise visitar la aventura y preparé mi maleta. Allá tratan a la servidumbre o sirvienta peor que a su mascota, dormía en una cama de fierro de las que se doblan. Cambiaron de lugar y nos llevaron a un edificio muy bonito, el último piso, pero no se acordaron dónde íbamos a descansar, era un cuarto diminuto, una litera donde dormía con la niñera, en ese mismo espacio estaba el boiler y llegaba el olor. Un día ya que había amanecido me dijo la niñera que se había salido porque no aguantaba el olor a gas, que yo parecía privada. No quise estar mas ahí y con engaños le dije a la señora que me iba unos días. Ya no regresé, busqué trabajo en el periódico y estaba que una pareja necesitaba a alguien y me contacté con ellos, pero era mentira, en realidad era una agencia, me hicieron preguntas, psicológicas, yo ya no tenía opción, estaba con unas conocidas en su casa y no me sentía cómoda. Me llevaron con una familia, ya saben, pagan por conseguir a una muchacha, 5000 fue mi precio, ellos me daban 1200 por 6 días, sábado hasta las 2 y hacia de todo. En el otro trabajo era pura limpieza, duré como 5 o 6 meses ahí el de lunes a sábado, me salí porque había muchos animales. Fumigaban cada mes y yo en la parte de abajo, era de nervios, cada que despertaba había alacranes, ciempiés muertos a un lado de donde dormía. En el fregadero, en la puerta, en las escaleras, tenía todo cerrado, este al igual que el otro, no tenía dónde poner mi ropa, de la maleta la sacaba o ponía en un clavo unos ganchos. En el tercero duré los últimos 3 o 4 meses, hice un año allá, también no tenía una cajonera siquiera y usaba uniforme en este. Yo comía otra cosa, en este trabajo la señora comía pescado, pollo, bistec con su verdura al vapor y yo tenía destinado comer lo que preparaba el sábado, el mismo guisado cada 8 días, claro que solo 2 o por mucho 3 días lo comía. Me preparaba sopa, papas fritas o salsa con frijoles, lo que podía. Un día quise hacer algo distinto el fin de semana y me regañó, yo ya estaba conteniéndome y ese día exploté. En ese tiempo hacía frío que hasta nevó y yo temblando de frío en ese cuarto, ponía muchos trapos en la puerta, me ponía mucha ropa para dormir, calcetas y su perra ahí con ella en la casa grande, con clima. Fueron muchos motivos que hasta ahí aguante, me vine a mi tierra, no me fue bien. Actualmente estoy trabajando a 2 horas y media de donde vivo, también es otra historia larga, ya hare otro resumen, llevo 4 años y voy para 5, reconozco que he durado.