La necesidad me hace trabajar en el servicio doméstico, he trabajado para cuatro familias y solamente en una de ellas se preocupaban por si ya había desayunado y me sentaban en la mesa con ellos, Delia se llamaba, siempre la recuerdo con mucho cariño. Las demás no le llegan ni a los pies.