Hace como 16 años, mi esposo me dejó con 5 hijos. Ahí empezó mi calvario, fui chatarrera. Vendí comidas, gracias a Dios tenía a mi mamá. También me ayudó mucho una vecina, me llevó con la señora Zenayda. Ella me mandó a Xalapa con su hija a trabajar de doméstica, muy linda señora. También después con su hijo, con ellos trabajaba toda la semana. De ahí me fue bien. Todos mis hijos estudiaron. Hasta hoy, dos estudian y trabajan y ya me ayudan. Ya trabajo menos, mis patrones han sido muy buenos y me volví a casar. Y sigo trabajando. Aún mi mamá murió hace dos años y ya tengo 4 nietos. Los amo mucho, mi señora Zenayda la quiero mucho por que es muy linda, igual sus hijos.