En mi opinión, esto nos dio la oportunidad de estar más juntos y convivir más con nuestros hijos. Vivimos en un mundo lleno de mercadotecnia y hemos perdido lo más bello que es la infancia y el valor familiar. 

Graciela González, Trabajadora del Hogar