La nesesidad y las carencias económicas nos hacen aceptar trabajos injustos. Por violencia intrafamiliar busque un trabajo cerca de mi casa por lo que  me dieron permiso de llevar a mi hija, la compañera de planta me
trataba mal, me aventaba las cosas y no me explicaba cómo hacer el trabajo. La señora me regañaba porque no lo había hecho como ella había dicho, la compañera se burlaba y me decía tonta, que era una ignorante, un día me hizo lavar 3 camionetas ya casi terminaba cuando la señora me dijo que salía de viaje que no las usaría. Con ese pretexto me liquido. Salía de viaje más de 3 semanas y la compañera se iba con ella me dijo que yo hacía trabajos que no se necesitaban. Era muda nunca me dejaron hablar.

Trabajadora del Hogar.