Mí mamá actualmente trabaja con buenas familias, solo hace limpieza y se puede ir en cuanto acabe, pero cuando empezó a trabajar como empleada del hogar estuvo con horribles familias.
Me cuenta que yo era una recién nacida, tuvo la necesidad de salir a trabajar y me lleva con ella pues éramos nuevos en la ciudad. Con la primera familia no duró mucho pues los hijos de la casa me pellizcaba y me picaban hasta hacerme llorar, por eso se fue, con la segunda familia parecían ser más amables, incluso conmigo ya que me solían pagar algunos cursos artísticos, pero trabajaba de 8 am a 10 pm o a veces hasta las 11 pm, se ocupada de absolutamente de todo, hasta de cocinar y servir, le pagaban apenas $300 pesos hasta los sábados, la hija de esa familia siempre me maltrató y me hacía sentir menos, hasta abuso sexualmente de mí, mí mamá se volvió a embarazar y dejó esa casa, cuando mí hermanita creció y pudo ir a una guardería volvió a trabajar, ahora con la prima de la familia anterior, apenas le pagaban $200 pesos al día por hacer absolutamente todo, no eran igual de amables, la mujer era la típica mujer que se casó solo para ser mantenida y su mayor esfuerzo era ir al supermercado, mí mamá se cansó, discutieron y la corrió, recuerdo que pasaron unos meses y la señora fue hasta nuestra casa, ni siquiera se quiso meter, le extendió $200 pesos y le dijo que los necesitaba así que era mejor que volviera a trabajar, obviamente mí mamá no aceptó, al parecer habían contratado a otra chica pero la cacharon robando.
Pasó por un agotador horario, no sabía cobrar y trabajaba de madrugada hasta casi la media noche por muy poco pago, tiene más de 20 años trabajando en lo mismo, pero gracias a esas experiencias y malas personas es la más recomendada y solicitada en varias privadas y fraccionamientos, le han pedido que de cursos a nuevas mujeres que quieran aprender a trabajar en esto, cobra lo que quiere y solo se suele ocupar de la limpieza superficial. Nada de cocinar, lavar o planchar.