Agradezco a Dios por mi trabajo y por supuesto por el sueldo. Gracias a mi sueldo tengo para apoyar a mis hijos en estudio, en salud, alimento y claro para sostenerme a mí también gracias a Dios.

“Elisa Rosas, Trabajadora del Hogar”