Algunas agencias pagan $50/65/75 por hora, según que tan bueno sea tu trabajo. Claro que esto no asegura prestaciones de ley, y como empleadas domésticas tenemos que pagar impuestos dándonos de alta en el SAT para poder laborar en dichas empresas.