El pasado fin de semana me tocó salir a mi casa desde el día viernes, no sé en qué momento me contagié tan rápido de Covid-19, el de la nueva cepa, fue entre el viernes y sábado, ya que el día domingo no salí de mi casa. Regresé el día lunes con un pequeño dolor de cabeza como una pequeña gripa, el martes me vio la señora y me dijo ‘te me vas a tener que bajar a tu cuarto hasta que te haga una prueba’ y sí, así fue. Estuve en mi cuarto el día martes, el miércoles me llevó hacer la prueba, ella la pago, cabe destacar que este virus es muy rápido, en cuestión de 48 horas que fue el fin de semana que salí y el día jueves mandaron el resultado y di positivo. Con la seguridad de que me iba a mandar a mi casa, yo pensé, por obvias razones. Son una familia, un matrimonio con dos niños de 6 y 4 años y alérgicos, cabe destacar que al señor ya le dio Covid-19 y estuve apoyándolos cuando le dio, no salí en todo ese tiempo. Vienen niños aquí a la casa, ya que les dan clases particulares, también viene una miss y pacientes, ya que la señora es psicóloga, con mayor razón pensé en que me iba a mandar a mi casa y a nivel personal, yo también me hubiera ido y no, no fue así. La señora me dijo ‘ya hable con paco (su esposo) y pensamos que estas mejor aquí porque si te vas a tu casa vas a ir a contagiar tu familia (mi esposo es diabético y mis hijas tienen 16 y13 años), yo te pago el tiempo que estés aquí, yo te puedo bajar de comer no tengo ningún problema en que te quedes, te puedes quedar piénsalo, pero si quieres que venga el médico particular si te lo cobraría 1500 es lo que cobra, no creo que sea necesario’ Ella me bajo el mismo tratamiento que le mandaron al señor. ‘Háblalo con tu esposo y piénsalo, yo te recomiendo que ya no te muevas de aquí’. Llevo desde el pasado martes en cuarentena, no salgo nada, mi cuarto tiene baño completo, tengo tele, internet, tanto el señor como la señora se han portado muy muy amables, me ha bajado de desayunar, comer y cenar, no tengo palabras para agradecer todo lo que han echo por mí en estos momentos. Lo único que sí me pidió es no comentar nada con la miss, ya que ella tendría que dejar de trabajar, fue muy clara conmigo. ‘Necesito trabajar o no tendría dinero y cuando te recuperes necesito que te quedes 15 días trabajando, yo sola no puedo con todo’, veo que hace un gran esfuerzo por estar en todo. El señor cocina, ella los niños, el señor ha bajado a lavar. Ella ha estado dando terapias, en verdad estoy muy agradecida con ellos, me dijeron ‘no te vamos a dejar sola, ya que tú estuviste con nosotros cuando le dio a Paco’, hay favores que no tienen precio y a veces personas que ni siquiera son de la familia hacen más por uno que la propia familia. Si yo me hubiera ido a mi casa, los pude haber contagiado, gracias a Dios hay la llevo, poco a poco me estoy mejorando.