«Hola buenos días, bendiciones a Dios ,gracias, tengo un trabajo.Soy empleada doméstica trabajo con una señora discapacitada pero tiene un carácter muy fuerte. Hay ocasiones que quisiera renunciar pero me pongo a pensar que a estás alturas no hay trabajo. Y no hay personas que te tengan la confianza de dejarte entrar a su casa. Le pido a Dios que le moldee su carácter por que ambas nos necesitamos.»