«Uno hasta sus calzones cagados anda lavando y  ellos lo único que nos pueden dar son órdenes. Porque cuando se trata de un aumento de sueldo o alguna prestación ahí se hacen los sordos o te dicen “déjame ver si puedo”. Y a nosotras no nos preguntan si podemos o no viejas culeras , hipócritas.»