«No separan los cubiertos, pero cuando hace mariscos no me dan de comer. Y cuando me ofrecen me ve comiendo sentada y me empieza a decir “apúrate para que te vayas”.»