Mi aguinaldo y mi regalo de Navidad era un pinche uniforme de sirvienta y un par de calcetas porque tenía que andar en toda la casa con calcetas y sin zapatos porque el piso era de mármol bien frío y ahora sufro de mis pies gracias a esos malagradecidos patrones.